Mantener el Apple Watch a una temperatura de funcionamiento adecuada

Conoce cuáles son las temperaturas de funcionamiento adecuadas del Apple Watch. Obtén consejos para mantener esas temperaturas y manipular el dispositivo de forma segura.

El Apple Watch está diseñado para funcionar de manera óptima en temperaturas ambiente de entre 0 y 35 °C (32 y 95 °F) y se debe almacenar en temperaturas ambiente de entre -20 y 45 °C (-4 y 113 °F). Por ejemplo, el Apple Watch no debe permanecer al rayo directo del sol durante largos períodos cuando no lo estás usando ni dejarse en un automóvil en días calurosos. Si el dispositivo se almacena y se usa fuera del rango de temperatura recomendado, es posible que se reduzca la duración de la batería o que se provoquen otros daños.

Obtener información sobre la administración de la temperatura del Apple Watch

De ser necesario, el Apple Watch regulará su temperatura interna. Si esto sucede, es posible que notes los cambios que se indican a continuación:

  • Los tiempos de carga podrían aumentar o el dispositivo podría dejar de cargarse.
  • La pantalla podría atenuarse.
  • Podría pausarse la transferencia de datos o disminuir la velocidad.
  • Podrían cerrarse las apps.
  • En los modelos de Apple Watch con datos celulares, es posible que no tengas acceso a una conexión o que no puedas realizar o recibir llamadas. Si esto sucede, el botón de datos celulares del centro de control aparece en rojo. El funcionamiento de los datos celulares se normalizará una vez que el Apple Watch se haya enfriado. No obstante, podrás hacer llamadas de emergencia.
    Centro de control en el Apple Watch.

Carátula del reloj en la que se muestra el ícono del termómetro y la hora.

Si el Apple Watch experimenta temperaturas por encima de lo normal, solo se mostrará un termómetro rojo y la hora.

A continuación, te indicamos cómo proceder:

  1. Si estás usando el dispositivo, quítalo de tu muñeca. Si el Apple Watch se está cargando, desconéctalo del cargador. El reloj se apagará automáticamente unos segundos después de que se muestre el termómetro. Si lo dejas en el cargador, no se apagará. Si intentas volver a encender el reloj, el termómetro rojo volverá a aparecer. 
  2. Lleva el Apple Watch a un lugar más fresco y déjalo enfriar antes de volver a colocártelo en la muñeca o continuar cargándolo. Cuando el reloj se enfría, se vuelve a encender automáticamente.
  3. Si estás realizando llamadas con datos celulares desde un modelo de Apple Watch que los admita y en una zona con poca señal de datos celulares, ve a un sitio que tenga mejor señal.

Manipular el Apple Watch y los accesorios de forma segura

El Apple Watch, el adaptador de energía y el cable de carga magnética del Apple Watch respetan los límites y los estándares correspondientes de temperatura de superficies. Incluso dentro de estos límites, el contacto constante con superficies tibias por períodos prolongados puede generar incomodidad o lesiones.

A continuación, brindamos algunos consejos de seguridad:

  • Ten en cuenta que el Apple Watch, el adaptador de energía y el cable de carga magnética del Apple Watch se calientan cuando están conectados a una fuente de alimentación.
  • Si están conectados, el Apple Watch, los cables de carga magnética del Apple Watch y los adaptadores de energía no deben estar en contacto prolongado con la piel.
  • Mientras se carga, el Apple Watch, el adaptador de energía y el cable de carga magnética del Apple Watch deben permanecer en un área bien ventilada. Por ejemplo, si estos dispositivos se están cargando o están conectados a fuentes de alimentación, no deben estar cubiertos.
  • El uso de datos celulares en los modelos de Apple Watch que los admitan puede hacer que el dispositivo se sienta caliente. 
  • Quítate el Apple Watch si la temperatura te genera incomodidad. Ten especial cuidado si tienes un cuadro clínico que afecta tu capacidad para sentir el calor contra el cuerpo.

El Apple Watch, el adaptador y el cable de carga magnética del Apple Watch cumplen con la norma de seguridad ICE 60950-1:2005+A1:2009+A2:2013, relativa a la seguridad de los equipos de tecnología de la información. Muchos países y regiones han adoptado esta norma de seguridad. Por ejemplo, se la conoce de las siguientes maneras:

  • UL 60950-1 en Estados Unidos
  • CSA 60950-01 en Canadá
  • EN 60950- en Europa
  • AS/NZS 60950:1 en Australia y Nueva Zelanda
Fecha de publicación: