Cómo limpiar y cuidar del HomePod

Aprende a limpiar y cuidar del HomePod.

Limpiar el HomePod

Límpialo con un paño seco. Si es necesario, puedes limpiar el HomePod con un paño húmedo.

No utilices limpiacristales, productos de limpieza del hogar, aire comprimido, aerosoles, disolventes, amoníaco ni agentes abrasivos para limpiar el HomePod.

Cuidado del HomePod

Aprende dónde colocar el HomePod y qué debes evitar para mantenerlo protegido.

Dónde colocar el HomePod

El HomePod se ha diseñado para uso exclusivamente interior. Cuando utilices el HomePod, asegúrate de situarlo sobre una superficie estable. Coloca el cable de alimentación de modo que no se pueda pisar o pinzar.

No es raro que un altavoz con una base de silicona antivibración deje leves marcas cuando se coloca sobre determinadas superficies de madera. Las marcas pueden deberse a los aceites presentes entre la base de silicona y la superficie de la mesa, y suelen desaparecer pasados varios días después de quitar el altavoz de la superficie de madera. Si no es así, las marcas podrían quitarse frotando suavemente la superficie con un trapo húmedo o seco. Si las marcas persisten, limpia la superficie siguiendo el procedimiento recomendado por el fabricante del mueble. Si esto te preocupa, te recomendamos colocar el HomePod sobre una superficie diferente.

Evita las fuentes de calor

No coloques el HomePod cerca de fuentes de calor como radiadores, rejillas de calefacción, estufas u otros electrodomésticos (incluidos amplificadores) que produzcan calor. No coloques llamas vivas, como una vela o un cigarrillo encendido, encima o cerca del HomePod.

Evita los líquidos

No utilices el HomePod cerca del agua o en lugares donde pueda estar expuesto a goteos o salpicaduras. Mantén el HomePod lejos de todas las fuentes de líquidos, como bebidas, fregaderos, bañeras, platos de ducha, piscinas, dispositivos de hidromasaje, etcétera.

Para obtener más información, consulta la Guía del usuario de HomePod.

Fecha de publicación: