Llevar puesto el Apple Watch

Para que disfrutes al máximo de tu Apple Watch, aquí tienes información sobre posibles problemas de sensibilidad de la piel y cómo ajustar la correa para que te resulte cómodo llevarlo.

Materiales que componen el Apple Watch

  • Apple Watch Series 3 (GPS + Cellular) (Acero inoxidable), Apple Watch Series 2 (Acero inoxidable) y Apple Watch (1.ª generación) (Acero inoxidable): caja de acero inoxidable 316L, cristal de zafiro y cubierta trasera de cerámica
  • Apple Watch Series 3 Edition y Apple Watch Series 2 Edition: caja de cerámica, cristal de zafiro y cubierta trasera de cerámica
  • Apple Watch Series 3 (GPS + Cellular) (Aluminio) y Apple Watch Series 2 (Aluminio): caja de aluminio serie 7000, vidrio Ion-X y cubierta trasera de cerámica
  • Apple Watch Series 3 (GPS), Apple Watch Series 1 (Aluminio) y Apple Watch Sport (1.ª generación): caja de aluminio serie 7000, vidrio Ion-X y cubierta trasera de composite 
  • Apple Watch Edition (1.ª generación): caja en oro de 18 quilates, cristal de zafiro y cubierta trasera de cerámica

Materiales que componen las correas

  • Correa deportiva: fluoroelastómero con acero inoxidable, cerámica u oro de 18 quilates
  • Correa Nike+ del Apple Watch: fluoroelastómero con acero inoxidable o nailon 
  • Correas Hermès: piel con acero inoxidable    
  • Pulsera Milanese Loop: acero inoxidable
  • Pulsera de eslabones: acero inoxidable
  • Correa Loop de piel: piel con acero inoxidable
  • Hebilla moderna: piel con acero inoxidable u oro de 18 quilates
  • Hebilla clásica: piel con acero inoxidable u oro de 18 quilates
  • Correa de nailon trenzado: nailon con acero inoxidable
  • Correa Loop deportiva: tejido de nailon

Para personas sensibles a determinados materiales

Se tiene un especial cuidado a la hora de elegir los materiales de todos nuestros dispositivos y se realizan muchas investigaciones al respecto. Además de garantizar que todos los materiales se adhieren a la normativa vigente, hemos desarrollado nuestra propia especificación para el Apple Watch que va más allá de estos requisitos.* De hecho, cada material que está en contacto con tu piel ha pasado por un amplio proceso de evaluación según nuestras especificaciones. Esto incluye:

  • Miles de pruebas sobre la composición de los materiales
  • Más de mil prototipos que se han llevado durante los estudios de prueba
  • Miles de evaluaciones toxicológicas
  • Consultas a dermatólogos acreditados

Un pequeño número de personas experimentarán algún tipo de reacción a determinados materiales. Estas pueden deberse a alergias, factores medioambientales, una exposición prolongada a irritantes, como el jabón o el sudor, y otras causas. Si sabes que tienes alergias o algún otro tipo de sensibilidad, debes tener en cuenta que el Apple Watch y algunas de sus correas contienen los siguientes materiales:

Símbolo del níquel

Níquel. En los modelos del Apple Watch con caja de acero inoxidable o de aluminio, en las piezas metálicas de las correas Hermès y en los imanes de las correas y del Apple Watch hay níquel. Sin embargo, la proporción es inferior a las severas restricciones de níquel que impone la normativa europea REACH. Por lo tanto, si bien es posible que la exposición al níquel no constituya un problema, debes tener en cuenta la posibilidad en caso de que seas sensible a padecer reacciones a este elemento.

Acrilatos. La caja del Apple Watch, el tejido de nailon, la pulsera Milanese Loop, la correa con hebilla moderna y la correa Loop de piel contienen cantidades muy pequeñas de acrilato y metacrilato en los adhesivos. Los acrilatos y los metacrilatos se encuentran en muchos productos de consumo que entran en contacto con la piel, como las tiritas. Es posible que algunas personas sean sensibles a estos elementos o que desarrollen sensibilidades con el tiempo. El Apple Watch y sus correas están diseñados de manera que las piezas que contienen acrilatos y metacrilatos no estén en contacto directo con la piel.

También puede resultar muy incómodo llevar el Apple Watch demasiado apretado o demasiado suelto. Si la correa está demasiado ajustada, podría causar irritaciones en la piel; si está demasiado suelta, podría provocar rozaduras. Si notas rojeces, hinchazón, picor o alguna otra irritación, deberías consultar con el médico antes de volver a ponerte el Apple Watch.

Un mejor ajuste ayuda a conseguir mejores lecturas

Para obtener los mejores resultados, la parte trasera del Apple Watch debe estar en contacto con la piel para algunas funciones como la de detección de la muñeca, el Taptic Engine y el sensor de frecuencia cardíaca. Al llevar el Apple Watch con el ajuste correcto (no demasiado ajustado ni demasiado suelto, sino con espacio para que la piel respire), te sentirás cómodo con él puesto y dejarás que los sensores hagan su trabajo. Si quieres ajustar la correa del Apple Watch durante los entrenamientos, debes aflojarla cuando termines. Además, los sensores solo funcionarán si llevas puesto el Apple Watch sobre la muñeca.

Demasiado suelto

Si el Apple Watch no está bien colocado o los sensores no leen tu frecuencia cardiaca, ajusta la correa un poco.

 

 

La medida justa

El Apple Watch debe estar bien ajustado, pero no demasiado.

 

Mantener el Apple Watch y las correas, así como tu piel, limpios y secos aumentará tu comodidad y evitará daños a largo plazo en el reloj. Resulta especialmente importante después de hacer ejercicio o de la exposición a líquidos, como sudor, jabón, crema solar y otras lociones que puedan irritar la piel.

* Obtén más información sobre las restricciones de Apple con respecto a productos que se llevan puestos

Fecha de publicación: Fri Oct 06 00:48:42 GMT 2017