Limpiar el Apple Watch

Aprende a limpiar tu Apple Watch y la correa. Obtén consejos útiles para evitar irritaciones en la piel, especialmente si tienes alergias o la piel sensible.

Limpiar y secar el Apple Watch

Debes mantener el Apple Watch limpio y seco. Los jabones, los productos de limpieza y los materiales abrasivos1, el aire comprimido, la limpieza por ultrasonidos y las fuentes de calor externas pueden causar daños y no debes utilizarlos con el Apple Watch. 

Sigue estos pasos para limpiar el Apple Watch:

  1. Apaga el Apple Watch y retíralo del cargador.
  2. Limpia el Apple Watch con un paño no abrasivo y que no suelte pelusa. Si es necesario, humedece ligeramente el paño con agua corriente. 
  3. Seca el Apple Watch con un paño no abrasivo y que no suelte pelusa.

Si la Digital Crown no gira correctamente, aprende cómo limpiarla

Limpiar y secar la correa

Retira la correa del Apple Watch antes de limpiarlo. Esta información sobre la limpieza solo se refiere a las correas de la marca Apple. Con las correas de otras marcas, sigue las información sobre los cuidados que se suministre con la correa.

Para las correas de piel:

  1. Limpia las piezas de piel de las correas con un paño no abrasivo y que no suelte pelusa. Si es necesario, humedece ligeramente el paño con agua corriente.2
  2. No sumerjas las correas de piel en agua. Este tipo de correas no son resistentes al agua.
  3. Deja que la correa se seque al aire antes de ponérsela otra vez al Apple Watch. No guardes las correas de piel en lugares a pleno sol, a temperaturas muy altas o muy húmedos.

Para el resto de correas, hebillas y cierres:

  1. Limpia la correa con un paño no abrasivo y que no suelte pelusa. Si es necesario, humedece ligeramente el paño con agua corriente.
  2. Seca la correa con un paño no abrasivo que no suelte pelusa antes de ponérsela otra vez al Apple Watch.

Consejos para evitar la irritación de la piel, o en el caso de que tengas alergias o la piel sensible

  • Si llevas puesto el Apple Watch con el ajuste correcto (ni demasiado ajustado ni demasiado suelto y con espacio para que la piel respire), te resultará cómodo. 
  • Mantener el Apple Watch y las correas, así como tu piel, limpios y secos aumentará tu comodidad y evitará daños al reloj a largo plazo. Resulta especialmente importante después de realizar ejercicio o tras la exposición a líquidos, como sudor, jabón, crema solar y otras cremas que puedan irritar la piel.
  • Elige el Apple Watch y la correa adecuados. Si tienes alergias o sensibilidad a algunos materiales, como a los metales o plásticos, comprueba los materiales que componen los Apple Watch y las correas.
  • Hay muchas correas de otros fabricantes para el Apple Watch. Puede que estas correas no se ajusten bien, que interfieran con la función de detección de la muñeca del Apple Watch o que contengan materiales que originen problemas de piel sensible o de otro tipo e incluso pueden dañar el Apple Watch. Para que los resultados sean óptimos, utiliza únicamente correas de la marca Apple o autorizadas por Apple. 
  • Consulta Llevar puesto el Apple Watch para obtener información adicional sobre la seguridad.

  1. El Apple Watch se fabrica con precisión y cuidado extremos. Además, en su elaboración se emplea tecnología de vanguardia para proporcionar la mejor experiencia al cliente. Para garantizar que el reloj conserve toda la funcionalidad y el acabado sea uniforme en toda la carcasa y los componentes externos, Apple no recomienda pulir ni abrillantar el reloj con abrasivos.
  2. La piel del Apple Watch puede adquirir una pátina con el uso habitual del producto. Además, podría ir cambiando de color con la exposición a sustancias como el perfume, el repelente de insectos, el aceite, las lociones o los materiales teñidos como algunos tipos de tela vaquera. Los colores del Apple Watch y las correas pueden cambiar con el tiempo o ir destiñéndose.
Fecha de publicación: