Convertir una canción a un formato de archivo distinto con iTunes

Descubre cómo convertir una canción a un formato de archivo distinto conservando una copia del original.

Con iTunes puedes convertir archivos de canciones de formatos comprimidos a no comprimidos, y al revés. Por ejemplo, quizás te interese importar archivos no comprimidos a iTunes como archivos comprimidos para ahorrar espacio en el disco. MP3 y Apple Lossless Encoder son ejemplos de formatos comprimidos. AIFF o WAV son ejemplos de formatos no comprimidos.

La calidad del sonido no debería disminuir si: 

  • los archivos que conviertes están todos en formato no comprimido.
  • conviertes archivos de formato comprimido a formato no comprimido.

La calidad del sonido podría disminuir si:

  • los archivos que conviertes están todos en formato comprimido.
  • conviertes archivos de formato no comprimido a formato comprimido.

Más información sobre la compresión de audio.

Para obtener resultados óptimos, si quieres codificar tu música en un formato de archivo distinto debes volver a importarla de la fuente original en el nuevo formato de codificación.

Puedes convertir el formato de canciones que tengas en tu biblioteca de iTunes, en una carpeta o en un disco.

Convertir canciones que ya están en la biblioteca de iTunes

  1. Abre iTunes.
  2. Mac: en la barra de menús situada en la parte superior de la pantalla, selecciona iTunes > Preferencias.
    Windows: en la barra de menús situada en la parte superior de la ventana de iTunes, selecciona Editar > Preferencias.
  3. Haz clic en la pestaña General y luego en Ajustes de importación, en la parte inferior de la ventana.
  4. Haz clic en el menú junto a Importar usando y selecciona el formato de codificación al que quieres convertir la canción. 
  5. Haz clic en Aceptar para guardar los ajustes.
  6. Desde la biblioteca, selecciona una o varias canciones que quieras convertir.
  7. Selecciona Archivo > Convertir y, a continuación Crear versión [format]. El formato que aparece es el que has elegido en el paso 4. Por ejemplo, si has elegido Apple Lossless Encoder, selecciona Crear versión Apple Lossless.

Los nuevos archivos de canción aparecen en la biblioteca, junto a los originales.

Convertir canciones de archivos que tienes en una carpeta o en un disco

Puedes importar canciones en iTunes y convertirlas al mismo tiempo. Con esto crearás una copia convertida del archivo en la biblioteca de iTunes basada en tus preferencias del programa.

Para convertir todas las canciones de una carpeta o de un disco:

  1. Abre iTunes.
  2. Mac: en la barra de menús situada en la parte superior de la pantalla, selecciona iTunes > Preferencias.
    Windows: en la barra de menús situada en la parte superior de la ventana de iTunes, selecciona Editar > Preferencias.
  3. Haz clic en la pestaña General y luego en Ajustes de importación, en la parte inferior de la ventana.
  4. Haz clic en el menú junto a Importar usando y selecciona el formato de codificación al que quieres convertir las canciones. 
  5. Haz clic en Aceptar para guardar los ajustes.
  6. Mientras mantienes pulsada la tecla Opción (Mac) o Mayús (Windows) en el teclado, selecciona Archivo > Convertir > Convertir a [preferencia de importación]. El formato que aparece es el que has elegido en el paso 4. Por ejemplo, si has elegido Apple Lossless Encoder, selecciona Convertir a Apple Lossless.
  7. Selecciona la carpeta o el disco que contiene las canciones que quieres importar y convertir. iTunes convierte todas las canciones de la carpeta o del disco.

En tu biblioteca aparecen las canciones en el formato original y en el formato convertido.

Algunas canciones compradas están codificadas en un formato AAC protegido que impide su conversión. Descubre cómo actualizarlas y luego convertirlas a otro formato.

Más información

Cuando conviertes un archivo con iTunes, el original permanece intacto y en la misma ubicación. iTunes crea un archivo de conversión a partir de una copia del original.

Acerca de la compresión

Cuando conviertes una canción a determinados formatos comprimidos, es posible que se pierdan datos. Con este tipo de formatos, el tamaño del archivo se reduce, con lo que puedes almacenar más canciones. Sin embargo, es posible que la calidad del sonido no sea tan buena como la del archivo original sin comprimir.

Es posible que no percibas la diferencia entre una canción comprimida y una canción sin comprimir porque depende de la canción, de los altavoces o auriculares, o del dispositivo de música.

Si comprimes una canción y esta pierde datos, no podrás descomprimirla para recuperarlos. Si conviertes una canción de un formato comprimido a uno descomprimido, su calidad no mejora. El archivo simplemente ocupará más espacio en el disco. Ejemplo de ello es cuando convertimos una canción en formato MP3 (comprimido) al formato AIFF (sin comprimir). La canción ocupará mucho más espacio en el disco duro, pero sonará igual que el archivo comprimido. Para aprovechar las ventajas de los formatos sin comprimir, importa las canciones en estos formatos.

Acerca del copyright

Puedes reproducir material a través de iTunes. Tienes licencia solo para reproducir:

  • materiales no protegidos por copyright.
  • materiales cuyo copyright te pertenece.
  • materiales para los cuales tienes autorización o permiso legal para reproducir.

Si no estás seguro de si tienes derecho para copiar algún material, consúltalo con un abogado. Para obtener más información al respecto, consulta los Términos de servicio del iTunes Store.

Última modificación: