Cómo aislar problemas en Mac OS X

Si sigues la rutina que te proporcionamos aquí, aprenderás a aislar un problema y averiguar su causa o, como mínimo, podrás determinar qué secuencia de eventos conduce a que se produzca el error. Esta rutina puede ayudarte a resolver el problema, a localizar otros artículos de soporte, a escribir mejores entradas en los debates de Apple o a comunicarte con los servicios de soporte técnico AppleCare.

Empieza haciéndote preguntas básicas acerca del problema que puedan ayudarte a describirlo:

¿Cuál es el problema?

Cuando respondas a esta pregunta, asegúrate de apuntar cualquier aviso o mensaje de “error” que aparezca. Asegúrate también de describir cualquier comportamiento extraño, tanto de hardware como de software, y cualquier otro detalle que parezca relevante.

Los usuarios acostumbrados a leer registros deberían revisarlos en el Perfil de sistema de Apple para obtener información relevante. Si no tienes experiencia en la lectura de registros, lo mejor es ignorarlos a menos que se te pida que busques un mensaje específico.

¿Cuándo se produce?

  • Si eres capaz de identificar una secuencia de eventos que acaba desencadenando el problema, asegúrate de documentarla.
  • Si el problema parece producirse cada cierto tiempo, apunta los momentos en los que sucede. ¿Ocurre solo a ciertas horas (por ejemplo, todos los días a las 9 de la mañana) o de forma periódica (por ejemplo, cada 47 minutos)?
  • Si el problema se produce con una frecuencia tan irregular que no eres capaz de describirla, las siguientes sugerencias te ayudarán a solucionar el problema con el tiempo, realizando ciertos cambios y comprobando si el problema desaparece.
  • Si el problema tiene lugar al arrancar justo después de instalar software de terceros, consulta qué opciones tienes.
  • También puedes solucionar otros problemas que se produzcan durante el arranque.

Si estas sugerencias no resuelven tu problema, ponte en contacto con AppleCare o solicita asistencia en el Proveedor de servicios autorizado Apple más cercano.

¿Cuándo comenzó el problema?

Fíjate en cualquier cambio reciente que hayas realizado en el ordenador o en el software, ya que podrían influir en tu problema. ¿Se ha instalado nuevo hardware o software?

Comprueba la documentación

Cuando ya seas capaz de describir el problema, accede a las fuentes de documentación conocidas y busca en ellas palabras clave que hayas identificado.

Si la incidencia tiene que ver con una aplicación, comprueba cualquier archivo “Léame” (“Readme”) que pudiera venir con ella. Estos archivos pueden describir problemas conocidos.

Si el problema lo provoca una aplicación de terceros, visita el sitio web del fabricante o del distribuidor para obtener más información.

¿Están el firmware y software actualizados?

Como regla general, asegúrate de utilizar siempre las versiones más recientes del software, tanto de Apple como de otras compañías, para disponer de una mejor compatibilidad. Comprueba también que el firmware de tu ordenador está actualizado.

¿Se trata de un problema de software o de hardware?

Presta atención a indicios clave.

  • Si el problema parece centrarse en una aplicación o característica concreta de Mac OS X, trata de solucionar el problema de software antes de examinar el hardware.
  • Si el problema se produce al iniciar el ordenador (a menos que el ordenador ni siquiera arranque), trata de solucionar el problema de software antes de examinar el hardware.
  • Para otros problemas, o si la resolución de problemas de software no soluciona nada, utiliza el resto del documento.

Usa la Utilidad de discos para buscar problemas relacionados con el disco o con permisos.

Estas incidencias pueden contribuir a otros síntomas, pero suelen ser fáciles de resolver.

¿Puedes determinar si el problema lo provoca un dispositivo de hardware determinado?

En ocasiones, un problema con un dispositivo de hardware puede parecer un problema de software, pero las técnicas de resolución de problemas de software no lo eliminan. Descarta el hardware como causa (o identifica el problema como de software):

  1. Desconecta los dispositivos externos. Si el ordenador es un iBook o un PowerBook, desconecta todos los dispositivos externos. Si se trata de un iMac, desconecta todos los dispositivos salvo el teclado y el ratón de Apple. En el caso de los Power Mac, desconecta todos los dispositivos externos salvo un monitor (que debe estar conectado a uno de los puertos originales integrados en el ordenador) y el teclado y el ratón de Apple originales. Si esto resuelve el problema, vuelve a conectar los dispositivos uno a uno (apaga el ordenador primero, si el dispositivo lo requiere) para aislar más el problema.
  2. Inserta el CD del Apple Hardware Test que venía con tu ordenador (si incluía uno). Utiliza la prueba ampliada. Si se encuentra algún problema, dirígete al paso 3, o bien ponte en contacto con AppleCare o con el Proveedor de servicios autorizado Apple más cercano para solicitar un diagnóstico y una reparación, si fuera necesario.
  3. Apaga el ordenador y extrae cualquier actualización de memoria, disco duro adicional y actualización interna de hardware de otro tipo de otros fabricantes. Si no te sientes cómodo haciéndolo, en un Proveedor de servicios autorizado Apple te podrán ayudar. Es posible que se te cobre una tarifa de reparación si el problema no está relacionado con el hardware de Apple. Otra opción sería saltarte este paso e ir directamente a “Volver a instalar Mac OS X”, más abajo.
    • Si el problema está resuelto, vuelve a añadir los dispositivos uno a uno. Cuando vuelva a producirse el problema, extrae el último dispositivo que hayas añadido. Si el problema vuelve a desaparecer, has identificado su causa. Si el dispositivo venía con algún software, prueba a borrarlo e instalarlo de nuevo. También podrías ponerte en contacto con el proveedor o con el fabricante del dispositivo para obtener consejos más específicos sobre la resolución de problemas.
    • Puedes probar a ver si los dispositivos funcionan en todos los puertos disponibles a los que puedan conectarse. Si un dispositivo USB funciona en el puerto USB 1 pero no en el puerto USB 2, prueba a conectar otros dispositivos al puerto 2. Es posible que los puertos de tu ordenador no funcionen correctamente.

Volver a instalar Mac OS X

Si el problema persiste, volver a instalar Mac OS X debería solucionarlo.

  • En Mac OS X v10.6, simplemente reinstala Mac OS X v10.6 desde el disco de instalación.
     
  • En Mac OS X v10.2, 10.3, 10.4 o 10.5, realiza una instalación mediante Archivar e instalar.

    Consejo: No podrás acceder a tu antiguo sistema tras una instalación con Archivar e instalar, pero puedes seleccionar la opción “Conservar los ajustes de usuarios y de la red” para almacenar tus aplicaciones y ajustes originales, junto con los documentos y cuentas de usuarios.

  • En Mac OS X v10.1.5 o anteriores, es necesario borrar el volumen de Mac OS X para volver a instalarlo. Esto se describe en el siguiente párrafo.

Si el problema persiste, haz una copia de seguridad de los datos necesarios, arranca el ordenador desde un CD de instalación o restauración de Mac OS X, borra el volumen Mac OS X, vuelve a instalar Mac OS X y restaura cualquier software de Apple adicional.

Vuelve a instalar el software adicional, un programa cada vez, y reinicia el ordenador después de cada instalación. Para conseguir los mejores resultados, utiliza el ordenador durante varias horas tras cada instalación para averiguar si un programa en concreto contribuía al problema. Si lo instalas todo de nuevo a la vez sin fijarte en cuándo vuelve a producirse el problema, puede que tengas que repetir todo este proceso.

Advertencia: Si eliges borrar e instalar, se eliminará completamente el contenido del volumen seleccionado antes de instalar Mac OS X. Asegúrate de realizar una copia de seguridad de tus archivos antes de continuar.

Fecha de publicación: