Mac OS X: Cómo solucionar un problema de software

Más información acerca de cómo identificar y solucionar problemas de software.

Este artículo se ha archivado y Apple ya no lo actualiza.

¿Se trata de un problema de software o de hardware?

Puede que no sepas esto con seguridad hasta que empieces con el proceso de solución de problemas. Busca el problema en el software antes de pasar al hardware, a menos que el problema te impida investigar en el software. Consulta Cómo aislar problemas en Mac OS X para obtener más información.

¿Dónde se produce el problema?

Si el problema ocurre en una sola aplicación

Por ejemplo, hay una aplicación que no se abre o que se cierra de forma inesperada. Mac OS X v10.4 y posterior pueden ayudarte con las aplicaciones que se cierran inesperadamente ofreciéndose a abrir la aplicación con los ajustes por omisión. Si esto no sirve, pasa a "Arrastrar la aplicación a la Papelera y volver a instalarla si el problema persiste..." a continuación.

  1. Asegúrate de estar utilizando la versión más reciente del software. Comprueba con el fabricante si el producto procede de un tercero.
  2. Si el problema solo ocurre al usar un documento concreto, prueba a crear un documento nuevo o a sustituir el que da problemas por una copia de seguridad. Puede que el documento esté dañado. Si es posible, prueba con un archivo nuevo o con un archivo que sepas que está bien.
  3. Arrastra la aplicación a la Papelera y vuelve a instalarla si el problema persiste. Algunas aplicaciones de Apple que puede que se incluyan con el ordenador se pueden volver a instalar utilizando Instalar, Restaurar o el disco de iLife incluido con el ordenador. Consulta estos enlaces para obtener más información:

Si el problema se manifiesta en varias aplicaciones o en Mac OS X

Por ejemplo, si no se abre ninguna aplicación.

Consejo: Si el problema se manifestó justo después de volver a instalar Mac OS X (excepto en el caso de un borrado-instalación), consulta Las aplicaciones no funcionan después de volver a instalar Mac OS X.

  1. La primera prueba (y la más sencilla), consiste en averiguar si el problema afecta a una cuenta de usuario diferente del Mac. Cada cuenta de usuario tiene sus propias preferencias personalizadas y otros ítems guardados en el directorio de inicio. Primero tendrás que crear un usuario adicional si no existe ninguno (sigue los pasos a-h que aparecen a continuación). Después cierra la sesión del usuario actual y comprueba si el problema se manifiesta en la nueva cuenta de usuario.

    Si el problema se soluciona, puede que haya conflictos con un archivo del directorio de inicio de la cuenta de usuario original.

    1. En el menú Apple, selecciona Preferencias del Sistema.
    2. En el menú Visualización, selecciona Cuentas (o Usuarios si utilizas Mac OS X v10.2 o una versión anterior).
    3. Haz clic en "+" (o en Nuevo usuario si utilizas Mac OS X v10.2 o una versión anterior).
    4. Asigna un nombre y un nombre corto al nuevo usuario.
    5. Solo en Mac OS X v10.3 o anterior: Haz clic en la pestaña Contraseña y proporciona una contraseña al usuario.
    6. Solo en Mac OS X v10.3 o anterior: Haz clic en Seguridad.
    7. Marca la casilla "Permitir al usuario administrar este ordenador". Esto convierte la cuenta de usuario en una de administrador.
    8. Haz clic en Aceptar o sal de Preferencias del Sistema.
  2. Arranca en modo seguro (solo en Mac OS X v10.2 o posterior). Si el problema no se manifiesta, puede que su origen se encuentre en un ítem de arranque, del inicio de sesión o en un archivo kext. Consulta este artículo para obtener sugerencias de solución de problemas.
  3. Si parece que el problema no está relacionado con las preferencias, un ítem de inicio de sesión o un archivo kext y se sigue produciendo en el modo seguro, puede que su origen se encuentre en un archivo de caché de la carpeta de inicio.
    1. En el menú Ir del Finder, selecciona Inicio.
    2. Abre la carpeta Biblioteca.
    3. Arrastra la carpeta Cachés al escritorio.
    4. Intenta reproducir el problema.
    5. Si el problema se soluciona, arrastra la carpeta Cachés a la Papelera.
    6. Si el problema continúa, en el menú Ir del Finder, selecciona Ir a la carpeta.
    7. Ir a esta carpeta: /Biblioteca
    8. Arrastra la carpeta Cachés al escritorio.
    9. Intenta reproducir el problema.
    10. Si el problema se soluciona, arrastra la carpeta Cachés a la Papelera.
    11. Si el problema persiste, ve al paso 4.
  4. Si el problema persiste, puede que su origen se encuentre en un archivo de tipo de letra de otro fabricante ubicado en tu carpeta de inicio. Consulta este artículo para obtener información acerca de cómo usar el Catálogo Tipográfico para activar o desactivar los tipos de letra en Mac OS X v10.3 o posterior.

    Desactivar tipos de letra en Mac OS X v10.2 o anterior

    1. En el menú Ir del Finder, selecciona Inicio.
    2. Abre la carpeta Biblioteca.
    3. Arrastra la carpeta Tipos de letra al escritorio.
    4. Cierra sesión e inicia otra, o reinicia el equipo.
    5. Intenta reproducir el problema.
    6. Si el problema no se manifiesta de nuevo, vuelve a instalar los tipos de letra de terceros. Elimina la carpeta Tipos de letra anterior al finalizar y, a continuación, detente aquí.
    7. Si el problema continúa, en el menú Ir del Finder, selecciona Ir a la carpeta.
    8. Ir a esta carpeta: /Biblioteca
    9. Arrastra la carpeta Tipos de letra al escritorio.
    10. Cierra sesión e inicia otra, o reinicia el equipo.
    11. Intenta reproducir el problema.
    12. Si el problema no se manifiesta de nuevo, vuelve a instalar los tipos de letra de terceros. Elimina la carpeta Tipos de letra anterior al finalizar.

Más información

Si el problema continúa

Pon en práctica los pasos de solución de problemas incluidos en este artículo.

Fecha de publicación: