Idiomas

Archivado - El ABC del Mac: El escritorio

Obtén información acerca del escritorio de tu Mac.

 

Este artículo se ha archivado y Apple ya no lo actualiza.

La gran extensión de espacio que ocupa la mayor parte del estado real de tu pantalla se denomina el escritorio. Aquí es donde haces la mayor parte de tu trabajo. Las aplicaciones, los archivos y las carpetas se abren en el escritorio. Si insertas un CD o DVD en tu Mac, su icono aparece en el escritorio. Cuando conectas una unidad de disco duro externa o un iPod, o cuando te conectas a un iDisk (si tú u otra persona que conoces dispone de una cuenta .Mac), el volumen se monta en el escritorio. También puedes almacenar carpetas y archivos en el escritorio.

Este artículo se aplica a Mac OS X v10.5 y anterior. Para obtener información sobre Mac OS X v10.6 o posterior, debes consultar este artículo.

A continuación se incluye una muestra del escritorio de nuestro Mac:

Puedes mover aplicaciones, carpetas y archivos a tu escritorio siempre y cuando el movimiento no afecte al funcionamiento del ordenador.

Piensa en el escritorio de tu Mac como si fuese el escritorio de un colegio o una oficina estándar, aunque éste no tiene botes para lápices, posavasos para el café, etc. De nuevo aquí, tu Mac contiene una gran variedad de elementos presentes en el escritorio con los que estás familiarizado, incluidas notas adhesivas, un calendario, una agenda, una calculadora, etc. Te presentaremos todos estos "widgets" en la lección "Dashboard".

Al hacer clic en el escritorio, el Finder se convierte en la aplicación activa. Lo mismo ocurre a la hora de seleccionar cualquier elemento del escritorio. Es decir, si, por ejemplo, estuvieses leyendo tu correo electrónico en Mail (la aplicación de correo electrónico incluida con Mac OS X), Mail sería la aplicación activa. En el momento en el que hace clic en el escritorio, el Finder se activa aunque Mail siga ejecutándose en el segundo plano.

Mantén tu escritorio organizado

Cuando compres un Mac por primera vez, lo primero que tendrás en el escritorio será el icono del disco duro. Si lo prefieres, puedes almacenar otras cosas usadas con frecuencia en tu escritorio, aunque también puede que desees contemplar la opción de crear un alias para el elemento del Dock. Por ejemplo, si planeas hacer muchas descargas, es recomendable crear una carpeta en el escritorio (presiona las teclas Comando-Mayús-N del teclado simultáneamente), llámala Descargas y logra que Safari (el navegador web predeterminado en Leopard) descargue todos los archivos en ella.

Si tienes algunos archivos de imágenes dispersados por tu escritorio, mételos en la carpeta Imágenes o, si prefieres manternlas en el escritorio, crea una nueva carpeta denominada Mis imágenes (o cualquier nombre que te guste) y múevelas allí. Puede que incluso prefieras crear nuevas subcarpetas para organizar tus fotografías por temas. Para mejorar la organización, intenta no poner todo lo que crees, guardes, descargues o muevas en el escritorio. Cuantos más iconos añadas a la colección de tu escritorio, más difícil será probar y encontrar estos archivos más tarde.

Sugerencias: Consulta la lección "La barra de menús" para averiguar cómo conseguir que tu Mac organice y limpie tu escritorio desorganizado.

Última modificación: 23-jul-2012
¿Te ha resultado útil?
No
  • Última modificación: 23-jul-2012
  • Artículo: HT2472
  • Vistas:

    1970
  • Puntuación:
    • 100.0

    (1 respuestas)

Información adicional de soporte técnico del producto